El verde jade de Chanel

Este verano he leído todas las revistas de moda que avanzaban las tendencias del otoño (es la única manera de no aburrirme en la piscina). Hasta el especial Pret a Porter de Hola. Encontré pocas novedades y todo me ha parecido más de lo ya visto, pero hay una propuesta que me ha encantado: El verde jade de Chanel como color complementario, con laca de uñas incluida.  La verdad, no estoy segura que el color del jade sea este, pero así lo han bautizado y me gusta.

chanel-jadeEso me dio una idea para ahorrar: Esta temporada me voy a centrar en comprar prendas que combinen con un color (que lo usaré sobre todo como complemento) y, como este me ha gustado, ese color va a ser el verde jade. A priori puede cansar pero si el color te gusta y además es fácil de combinar, creo que tendrá más ventajas que inconvenientes.

 Entre las ventajas, además de la del ahorro, está la de no llenar el armario de cosas que luego no veo/no me pongo. Tener más claro qué ponerme cada mañana y cuando viaje, hacer más sencillas (y chicas) las maletas.

 Este color es adecuado, porque como digo, es fácil combinarlo: Queda bien con grises, azules (tinta y petroleo), negros y blancos, que son mis colores para el otoño. Las mezclas con este verde son armoniosas (no como con el mix negro/rojo, con el que no me veo) y, aunque es discreto, se sale de los colores apagados de este tiempo. Con beig me parece muy retro y también me gusta y de los marrones me olvido (es que los tengo en cuarentena).

chanel verde jadeTampoco se trata de teñir de verde el armario. Sólo lo buscaré para alguna prenda de las que más uso hago (jersey o camisetas) y lo tendré en cuenta en los complementos, como medias (sería genial encontrarlo para las medias), bufandas & company, tal vez me haga de alguna diadema en estos tonos y ya que estamos, un par de pendientes. Por supuesto, no me gusta la saturación de complementos y tampoco el total look en los accesorios, así que será sólo una pincelada (1 complemento x “estilismo”). No suelo pintarme las uñas, pero para días especiales, la que use será también la jade.

Eso si: No todo verde que reluce es jade, así que será concienzudamente seleccionado. Nada de color aceitunado, que es muy triste…

En mayo quizás estaré harte de verde, así que no me costará tanto decirle adiós y guardarlo o que pase a mejor vida. Como le habré dado uso y estará amortizado, no me sentiré culpable al decirle adiós.

Si quieres opinar y saber más, te dejo el post de Trend Fashion Hunter sobre esta propuesta.


Recuperando un clásico: El carrito para ir a la compra

No sólo hay que ir de compras por tiendas de moda. Todos tenemos nuestra cita obligada con el supermercado y con lo que se ha hablado de las bolsas de plástico últimamente, era obligado hablar de ello aquí también.

Lo que más me gusta de todo esto es que ser cuidadoso con la naturaleza es, contra lo que se pueda pensar, rentable para las marcas (no todo pasa por una inversión en tecnología ecológica, por ejemplo).  En la iniciativa de no-bolsas de Carrefour seguro que lo que tenían en mente sus directivos era el ahorro que para la marca supone no regalar las bolsas (y cobrarlas a 0,5 céntimos las de plástico y a 50 céntimos las reutilizables) y por la buena imagen que da asociarse con el Medio Ambiente (¿cuánto dinero se ha ahorrado en comunicación y en publicidad siendo ayer noticia del día en todos los medios de comunicación? Y encima… Noticia positiva). También Coca Cola abandera estas campañas ecológicas: Consume Coca Cola de tu zona para evitar que el transporte contamine, pero ¿no es también un ahorro para ellos en transporte?

 Creatividad al poder. Es cuestión de ser críticos, pensar un poco y seguro que todos encontramos opciones para que cuidar de la naturaleza y de nuestro bolsillo sea lo mismo. Las marcas y las empresas como nosotros, en casa.

En concreto, me encanta que se ponga de moda las bolsas reciclables. De hecho, es algo que llevo tiempo practicando: Si tengo bolsas, las vuelvo a utilizar (incluso como bolsas de basura para los plásticos) y si voy de compras y me quieren dar una pero ya llevo otras (o lo que compro me cabe en el bolso) pido que no me la den y lo guardo todo en la que ya llevo. Muchas veces las dependientas no me han entendido (¿Qué no quieres bolsa?), así que me alegro que a partir de ahora las cosas cambien.

 También mi novio me enseño las ventajas que tiene ir al súper con carrito: Sólo él y dos abuelas con problemas de espalda lo usaban en el barrio y la verdad, tiene muchas ventajas, además de las ecológicas: Para empezar, la carga pesa mucho menos al llevarla sobre ruedas. Si tienes problemas de espalda, ni te cuento y, encima, te permite llevar más cantidad de cosas y no tener que ir tantas veces a comprar.

Por eso, la primera vez que le acompañé al súper con el carrito decidí comprarme uno y ahora no voy sin él. Como además  no todos son los clásicos de abuela, hoy quería enseñarte los carritos que he encontrado y qué es importante tener en cuenta para comprarse uno.

carrito ikeaEl mío es de Casa. Es de rayas azules y verdes. El tejido es plastificado y tiene refuerzos metálicos por dentro, por tanto, no se puede plegar pero tiene como ventaja que es más fácil arrastrarlo aunque pese un poco. Eso sí, sólo tiene dos ruedas. De este tipo también son los de Ikea  y cuestan menos de 20 euros. En la foto, uno de los dos modelos de Ikea.

 carro de compra plegableSi te decantas por los plegables, porque no tienes dónde guardarlo, te recomiendo este de Vinçon. Está muy bien (además, incluso parece un maletín de ordenador, así que si lo tuyo es disimular y negar que vas al súper, este es tu carrito). También, como el de Ikea, está por debajo de los 20 euros. La desventaja es que será como una bolsa con ruedas, así que si necesitas llevar mucho peso, puede que te cueste más arrastrarlo.

carrito_rayasLos que realmente merecen la pena son los de cuatro ruedas. Así no te dañas la espalda y sólo tienes que empujar, no tirar. La marca Rolser quizás sea la más conocida y parece que sus carritos son de bastante calidad (no tienes más que mirar los que llevan las abuelas, todos son de Rolser y ellas… entienden de esto). Los encontrarás desde 40 euros (aunque hay variedad de modelos y precios: A Mireia le ha costado 54 eu. en el CI uno de esta marca) y sin duda, me quedo con este de rayas blancas y negras (es de la serie Lido, y encontrarás varios modelos: con 4 y 2 ruedas y plegables). Muy pop y muy estiloso para ir al súper.

carro bolsa isotermicaLa verdad es que el mundo del carrito se ha complicado mucho y ya no son lo que eran: De materiales ultraligeros, fáciles de limpiar o de plegar, modelos para ellas y para ellos, de sobrios colores o diseñados por Ágata Ruiz de la Prada y por supuesto, de todos los precios. Quizás lo más útil que algunos han incorporado es una bolsa isotérmica para congelados, como este. No sólo te mantiene el estado del producto, también evita que el resto se moje.

Si en tu ciudad no hay muchas tiendas donde encontrarlos, acude a El Corte Inglés porque allí vas a encontrar variedad, pero sobre todo a Internet: He encontrado que en la Ferretería Serra Perdragosa puedes comprar desde casa y tienen además mucha variedad en modelos, marcas, diseños y prestaciones.

¿Qué no eres de carrito y lo tuyo son las bolsas reutilizables? Pues eso, te lo contamos otro día.


Flúor que te quiero flúor

Esta es la temporada del color. Hace poco te hablábamos del azul Klein y no es el único que llena escaparates, armarios y calles.

Las propuestas que nos están haciendo pasan por la combinación intensa de colores, planos y con contraste, que nosotras seguimos porque estas mezclas nos ayudan y nos inspiran para estar más energéticas, con más ganas y más positivas. Además, nos permiten hacer nuevas combinaciones con prendas de años anteriores y rejuvenecerlas, y eso siempre nos gusta.

Dentro de este afán por llenarlo todo de color, han venido también los flúor, que no son del gusto de todos (seguro que muchos, cuando acabaron los ochenta renegaron de él) y que son difíciles de combinar, pero nosotras no nos resistimos a hacerte una propuesta para que los uses y también formen parte de estas combinaciones veraniegas.

Los colores fluorescentes son una clara herencia de los años ochenta, donde el House y sus derivados trajeron estos colores con tanta química. Seguro que todos hemos tenido muy cerca el amarillo flúor del Smiley (por cierto, te recomendamos que eches un vistazo a qué significa este icono y cómo se creó)  y ninguno de nosotros se salvó de llevarlos, desde los cordones de los zapatos a los pasadores del pelo, camisetas y bufandas. En fin, te contamos todo esto porque nos gusta saber de dónde viene esta moda para poder repasarla y ver si podemos recuperar más propuestas.

También nos gusta ver cómo se aplican las tendencias en el arte, la música, etc… Así que tienes un videoclip de Spam, muy fluor

 
En España lo hemos empezado a ver pero de forma más tímida. Sin embargo, en los países europeos donde el punk tuvo más tradición y aún tiene herederos, han adoptado estos colores de una forma más radical, mezclándolo con este nuevo punk, como son UK o Irlanda. Así, es difícil encontrar una calle atiborrada de gente donde estos colores no destaquen sobre el resto y no hay tienda de moda que no lo lleve a sus escaparates.

Nosotras hemos experimentado con ellos y tenemos nuestras propias ideas, que compartimos contigo, a ver qué te parecen. Nuestra premisa es que no queremos abusar de ellos y tendremos cuidado en nuestras combinaciones.  Aquí van nuestras claves:

Sencillez. Vamos a utilizar prendas flúor bastante sencillas, donde lo importante sea sólo el color y no la forma, como pueden ser camisetas de corte clásico y sin adornos ni estampados. Las combinaremos utilizando sólo un tono y con pantalones vaqueros y bambas.
De algodón. Buscaremos prendas flúor con mucho algodón y poca fibra, nos van a gustar más cuando se desgasten y se aclaren, estamos seguras. Además, evitaremos que los tejidos tengan componentes que los hagan brillar.
De colores. Las mezclas de flúor las haremos sobre todo con colores muy claros y neutros, como vaqueros gastados y blancos. No vamos a combinarlo con negro, que nos parece muy agresivo y hace destacar más de la cuenta la fluorescencia. No mezclaremos dos flúor en la misma combinación y tampoco llevaremos más de dos colores, si uno es flúor.
A la piscina. Si llevas un bañador flúor vas a ver qué efecto tan estupendo causa a tu moreno. Aunque aún andes poco bronceada va a dar la sensación de que estás mucho más. En Mujer hoy hemos encontrado estas propuestas.
A tus pies. Un detalle interesante y que nos gusta cómo sientan son los zapatos flúor. Permiten muchas combinaciones de color y estilos, al ser sólo un detalle. Eso si, nada de combinarlo con un bolso en el mismo tono ni de abusar de ellos.
Cuidado en los detalles. Aunque nos parezca que llevar complementos como pendientes o pulseras no van a destacar, los miraremos bien antes de salir a la calle con ellos. Muchas veces nos parecen pequeños pero el color atrae demasiadas miradas hacia ellos. Quizás probemos con pulseras y las mezclemos con otras del mismo color pero de otros tonos, para apaciguar su intensidad.

¿Cómo lo vas a llevar tú?


Un secreto para las más gitanas

Las que os vestís de gitana y seguís las modas sabéis bien que hay algo que no cambia: Una buena gitana ha de llevar el pelo bien recogido, con un moño y mientras más clásico, más nos gusta.  Es verdad que no todas tenemos la melena suficiente para ello y que tampoco podemos volver corriendo de la oficina y prepararnos para ir a la feria, pasando antes por la peluquería para que hagan milagros. Tampoco tenemos presupuesto para ello y preferimos invertirlo en otros elementos fundamentales, como los complementos.
Nosotras,  desde hace unos años tenemos un secreto infalible para hacer de ese moño un recogido imponente y cuidado: Recogemos bien el pelo en una cola, tirante. Si necesitamos ayudarnos con horquillas, usamos las que son de nuestro color de pelo, sin preocuparnos de ellas porque luego las taparemos con los complementos (peinecillos, flor y peina, si te gusta). 
Con un par de calcetines de media marrón (porque son de nuestro color de pelo) hacemos un rollito y lo colocamos en la parte inferior de la cola y con nuestro pelo, hacemos un moño tapando y usando esos calcetines de relleno para que el moño tenga más cuerpo y sea más firme. Usamos horquillas de moño para cerrarlo y asegurarlo y ¡¡tendrás un perfecto moño con tu propio pelo!! No falla, queda fantástico.


¿Que tem Portugal?

Últimamente nos hemos encontrado cómo las tiendas y las propuestas de estilo se llenaban de colores antiguos y clásicos, con claras inspiraciones a estilos folk y con elementos directamente tomados de los trajes regionales.

Sin duda, un elemento muy repetido ha sido el pañuelo típico portugués (lenço), y que muchos y muchas se habrán atrevido a ponerse sin ni siquiera saber que es un elemento típico en muchos de sus trajes regionales.

m-oct22868Nos gusta Portugal y lo seguimos de cerca desde que éramos pequeñas. Quizás vivir cerca de la frontera y conocerlos un poco nos hizo saber apreciarles, a ellos a su forma de ser y a sus cosas, que son tan especiales.

Hoy te invitamos a conocerles un poco más y a seguir copiándoles, porque además de su famoso “lenço” tienen mil cosas interesantes.

Quizás, lo que más les define sea su “Saudade”, que es una palabra imposible de traducir directamente y que tan bien los define y que se les transparenta en el Fado y en su estilo para todo.

Saudade es algo así como el recuerdo melancólico de alegrías pasadas, y quizás por esto, por el cuidado y la atención que prestan al pasado, han sabido mantener casi intactos y hacer actuales a elementos del pasado.

Los portugueses tienen una capacidad especial para hacer convivir las tradiciones con el día a día. Creemos que esto no es tan común en España, puesto que salvo en Andalucía, en el resto de regiones españolas no se encuentra tan unido en el día a día elementos tradicionales, como ocurre con este pañuelo, que también ellos usan en el día a día o en la decoración.

Los trajes regionales portugueses responden a unas necesidades muy similares a las españolas, ya que su forma de vivir, sus trabajos y costumbres han sido muy parecidas a las nuestras. Por eso, este pañuelo es común verlo en trajes de faena y campo, de espigadoras y campesinas.

tduas_saiasQuizás, para entender cómo son estos vestidos, es fácil si piensas en los trajes gallegos o  los extremeños. Eso sí, los sombreros de fieltro de Galicia se cambian por los de paja en el sur de Portugal (Algarve), que también son interesantes tenerlos en cuenta en el verano. Por lo demás, es fácil encontrar medias hechas a mano, pañuelos bajo los sombreros, delantales y faldas de paño, mantones de paño y camisas de hilo.

Además, de Portugal nos gusta su alimentación, rica y sana, llena de productos a la brasa y calderos de pescado, arroces caldosos y verduras. En los postres utilizan sobre todo la almendra y el huevo, siendo ricos y sabrosos, pesados en grandes cantidades y finos en su elaboración. Por supuesto, inolvidables y adictivos. Te recomendamos el pastel de Belén, que puedes encontrarlo en muchas zonas del país, y que es una tartaleta de hojaldre rellena de crema y tostada por la parte superior. También es especial su Caldo Verde, de lechugas y patatas y sus vinos, variados, como los nuestros pero diferentes, nos gustan desde el Oporto hasta el Vinho Verde.  

En la decoración siguen teniendo ese gusto por lo pasado y es muy común encontrar tiendas de antigüedades  y muebles nuevos que recrean viejos modelos. Su estilo aún recoge la época grande de Portugal, que como la nuestra, fue la época imperial, por eso, su estilo tiene mucho de oriental y lo verás en el gusto por las maderas oscuras, los estilos coloniales y la porcelana de China (su marca Vista Alegre viste las mejores mesas con sus vajillas y llena los estantes de las mayoría de tiendas de decoración de cualquier sitio).

Te recomendamos los muebles de madera. En el acabado usan para tratarlos unas ceras con olor a manzana, que también recuerda los olores orientales y que son muy agradables. Duran bastante tiempo en el mueble, así que lo que guardes en ellos siempre estará perfectamente perfumado.

13269432_mPor supuesto, los mercados de antigüedades, llenan los pueblos y ciudades. Cerca de Tavira está el de de Fuseta, que es recomendable por la calidad de los productos de segunda mano y por su variedad y precios. Son los domingos y es una buena excusa para pasar un día cerca de la playa.

Y para que veas que no exageramos y que en Portugal algo más que toallas y sábanas, aquí tienes una web donde poder comprar todo tipo de productos, de todo tipo, 100% portugueses. Quizás te sorprenda y además, encuentres multitud de sugerencias para regalos especiales.

Sin duda, volvemos por donde empezamos: Cojamos lo mejor de ellos, copiemos sus trajes regionales y su estilo (no sólo sus pañuelos) y que sean accesorios y complementos para nuestro estilo folk.

¿Quieres saber más sobre sus leyendas y tradiciones?


¿Visagismo? ¿Qué es eso?

Es posible que hayas visto esta palabra en peluquerías y centros de belleza. También en algún blog o en alguna revista de moda, pero ¿qué es exactamente el visagismo?

Hoy te contamos las claves de esta tendencia para que la busques, y para que cuando la encuentres, sepas realmente que lo que te ofrecen es visagismo en serio y no una palabra que se ha puesto de moda y poco más.

El visagismo es una técnica creada por el estilista francés Claude Juillard, que llegó al mundo de la peluquería tras trabajar en los campos del arte y el teatro. Claude estaba descontento con cómo se formaba a los profesionales en el campo del estilismo y decidió investigar, trabajar y crear el mismo este método, que ha sido exportado a un montón de países y que si te interesa, en España lo puedes aprender en Barcelona, de la mano exclusiva de Miguel Griñó.

Según Juillard, ya ha pasado aquello de dividir los tipos de caras y en función de su forma, aplicar un único corte o estilo, siempre fijo. Él defiende y con acierto que todos podemos tener el corte de pelo que queramos, y además, estar contentos con él y que nos siente bien. Pasó aquello de “es que a mi no me va el pelo corto” o “no me quedan los flequillos”. Esta técnica encuentra soluciones para que puedas llevar el estilo que quieras y que te favorezca y damos fe: Si se hace de forma seria y concienzuda, se nota.

peluqueria

La comunicación es fundamental y el estilista no sólo debe ceñirse a lo que ve, también tiene que conocer los gustos personales del cliente, su forma de ser, lo que le gusta de sus facciones y lo que no y aplicar lo que recibe en las propuestas que le presente, destacando justo lo que más le guste a esa persona y con lo que se sienta más cómoda y con más personalidad. Además, el estilista ha de cambiar su forma de mirar el peinado: De siempre lo ha visto desde arriba y por detrás o reflejado en el espejo. Ahora ha de mirar más allá y verlo como lo ve el cliente, para ver realmente cómo se va a ver ella cuando se mire.

Se podría decir que es añadir técnica al estilo y a la tendencia en maquillaje y peinado y además, aportar una nueva filosofía donde el peluquero no coge las tijeras hasta no conocer bien el trabajo que ha de hacer. Al final, estas técnicas consiguen que salgamos contentos de la peluquería porque no pretenden más que la comunicación con el cliente, aplicar un método que funciona y esto siempre ayuda a asegurar que el peinado o el maquillaje sea el más adecuado.

Si vas a un salón que apliquen técnicas de visagismo, lo primero que van a hacer es observarte y analizarte. Para ello, te harán un test de de estilo, que consiste en unas pruebas con álbums de fotos para ver qué estilo va más contigo. Te pedirán que señales los que más te han gustado y los que menos. Analizando los gestos, completan en análisis y atención: Te proponen dos propuestas, aplicando las técnicas sobre formas y volúmenes, para que puedas escoger. A partir de aquí, el cliente tiene una participación activa y el peluquero, pasiva. El peluquero se limita a escuchar, algo que a muchas nos suena improbable cuando tenemos cercanas experiencias como la de: Córtame sólo un dedo, a lo que el estilista nos dice: “sisisisi” y cuando miramos hacia abajo hay más pelo en el suelo que en nuestra melena.

Juillard es un revolucionario y estaríamos encantadas desde aquí que todos los peluqueros, estilistas y maquilladores siguieran sus consejos. Desde aquí les animamos a que lo conozcan y sigan sus pasos.

Y si te animas, asegúrate que lo que te dicen que es visagismo, lo sea y que el estilista lo haya estudiado. Recuerda: El secreto es la comunicación.


Hombres a cuadros

Nos gustan los hombres con chaqueta. Nos encantan las americanas y nos volvemos a mirarles cuando vemos a uno que sabe llevarla. Pero eso si, no nos gusta cualquier chaqueta…

No nos gustan los trajes obligatorios, que parecen uniformes del colegio,tristes y con poca personalidad, que a más de uno le anula su personalidad y le hace creer que la ropa de hombre “es siempre igual” y que ¿para qué quiero una americana de cuadros?. Tampoco nos gustan la innovación a toda costa, cuando en el único sitio que se puede ser creativo (por exigencias del guión y porque al trabajo es obligatorio ir con traje) es la corbata…Menos mal que ya pasó la fiebre del Pato Donald y de Mickey en ellas. Salimos corriendo cuando tienen un pésimo corte, no se corresponde la talla de la chaqueta con la de su dueño o no se sabe reconocer que ya hay que comprarse una nueva (y no solo porque tenga coderas… Las chaquetas también se vuelven casposas y pasadas de estilo).

Nos gustaron, de terciopelo y con camisas sin cobarta. Nos gustaron más de tweed y de pana y ahora, nos encanta ver que el tartán las está llenando de color y de vida, dándole otro aspecto a nuestros chicos y sus armarios.

americanaLa marca El Ganso recoge lo que más nos gusta de una americana: Tiene el mejor estilo y un buen corte, y encima, son asequibles, así que si puedes, atrévete con ellas.

Por si no conoces la marca, surguió en Madrid en el año 2.004, porque una necesidad personal de sus dueños: La ropa que les gustaba y que podían comprar en el Reino Unido, aquí, en España, no la encontraban. Así que se pusieron manos a la obra y crearon la marca que se ajustaba a su propio y personal estilo y se fue haciendo más y más popular.

Nos gustan las de tartán. Sus cuadros y su versatilidad te permitirán combinarlas y conseguir diferentes looks. Por ejemplo, estilo indie, con zapatillas, vaqueros y camisetas; un poco más casual, con botas; si tu estilo es clásico y muy british, con corbata estrecha y como traje y si lo tuyo es la noche y la sofisticación, usando y abusando de su combinación con el color negro acertarás seguro.

No os preocupeis, chicas: También las hay para nosotras, ¿cómo no? Te recomendamos los abrigos cortos y clásicos. Además de ser un valor seguro en el armario, no te lo vas a querer quitar en todo el invierno y es bastante fácil poder combinarlo cada día y con diferentes prendas. Dicen que Cecilia Sarkozy conoció sus abrigos el año pasado y encargó unos cuantos y que no hubo foto invernal donde no apareciese con uno de ellos. Así que por algo será, ¿no, chicas?