Vestidos stretch: Poniendo las curvas en su sitio

Desde hace unos años el vestido ha subido enteros en las pasarelas y se consolida en todas las colecciones. Sin embargo, el auténtico vestido de los 80, ese stretch, elástico y ceñido no había hecho acto de presencia hasta esta temporada.

Si los buscas, podrás encontrarlos tímidamente y muy básicos en H&M (nos encantan sus versiones marineras) , Mango o Zara aunque no hay colección donde no aparezcan. Si queremos inspirarnos para llevarlo, sin duda hay que acudir al gran maestro del stretch, Herve Leger. La marca de los ochenta, recuperada ahora por el diseñador Max Azria es aplaudida por muchas famosas y seguida por todas aquellas que se rinden ante las estrecheces. De hecho, hay quien dice que “sujeta todo lo que hay que sujetar y hace que aparezcan curvas donde hay que tenerlas”. Geniales esta temporada sus vestidos de tiras-vendajes de seda elástica (Como el de la foto).

Con los vestidos ceñidos y los tacones de vértigo, las miradas están aseguradas y en función de los complementos, es este un look adecuado a muchas situaciones: Lo veremos en la calle, de compras, en un cocktail, por la noche o incluso, con las “medidas” oportunas, en la oficina.

Nos gusta liso, de colores básicos, sobre todo, negro, que también ayuda a marcar menos y se hace más adaptable. Nos gustan con medias negras tupidas, que dejen todo el protagonismo al zapato.

Nos gusta sencillo y con pocos alardes y complementos. Y si es por la noche o en una fiesta, con tacones altos y bolso de mano y ¿guantes largos? o ¿Tocados de Cristina Vázquez? ¡Si!

Si quieres llevarlo, adelante, pero es fundamental que elijas justo tu talla y no pienses que por ir con uno dos tallas menos te verán más delgada (más bien será al contrario…). De hecho, este sea quizás el secreto para no pasarse de la raya y caer al lado oscuro de la licra (el de Ana Obregón) y darle esa inmerecida fama a esta prenda, que desde aquí reivindicamos hoy.

Si tu figura te lo permite, ¡adelante! ¿qué estás esperando? Seguro que se convierte en tu prenda de la temporada y te dará muchas alegrías y ocasiones para enfundártelo (sin duda, es una prenda que te gustará cada día más y en verano será lo primero que busques).

Para caderas anchas, nos gustan los modelos que terminan debajo de la rodilla, como el de la foto, un vintage de Alaia (ademas, la espalda abieta y de barco, ayuda a no sólo mirar más abajo…). Las minifaldas en estos casos, destacarían aún más las caderas. Esos modelos cortos son ideales para las que se quejan de lo contrario: de no tener curvas.

Si te mueres por este look pero tu silueta no encaja, prueba qué tal te ves con medias de compresión fuerte o combinándolo con largas rebecas de punto fino.  Dirás, “ya, aunque no es lo mismo” pero ya verás cómo te sientes confortable y sexy… Y si no te encaja, ¿por qué no pruebas con las faldas en vez de con los vestidos?

Si tienes los hombros estrechos, prueba pequeñas hombreras (no, no vuelvas a aquellas de jugadora de fútbol americano), pero no abuses de ellas y busca ante todo la naturalidad.

Y para ir a trabajar, nos encanta un modelo gris ojo de perdiz de Zara, con cortes futuristas en el pecho y muy recatado. Sienta de muerte y por sólo 30 euros.

 Desde luego, no sin tacones (olvida las botas) y ojo: Exige vientre plano y también cuidado a todos los detalles. Este es un look sexy, despampanante, para que te miren pero no los obreros de la construcción, así que tienes que estar preparada para todo ello.



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.