En busca de la cazadora perdida

La cazadora de Indiana Jones ya está a la venta gracias a la marca británica Belstaff,
En esta ocasión, la llamada “Indy Jacket” cuesta unos 1.200 euros, pues tiene ese plus de “glamour” que le da el cine y el famoso arqueólogo. Pero ya que el personaje de Harrison Ford ha vuelto para dar su testigo al joven Shia LaBeouf, la firma de las Midlands también incluye en su catálogo la cazadora de cuero negro de su personaje, cuyo estilo “motero” es en realidad un “revival” de la que Marlon Brando convirtió en icono en “Salvaje” (1953). No es la primera vez que vemos cómo una prenda de vestir se pone de moda gracias al cine o a algún personaje de película, y seguro que todos tenemos ejemplos en mente: James Dean también puso de moda las camisetas bajo las cazadoras. John Travolta marcó tendencia, y no sólo en las pistas de baile, con sus traje blanco en “Fiebre del sábado noche” (1977), igual que hiciera años después su compañera de baile Uma Thurman con sus pantalones pirata y su flequillo recto en “Pulp Fiction” (1994).
Incluso nos encontramos ejemplos de películas, como “El Gran Gatsby” (1974), que fue lanzada como un proyecto dispuesto a marcar tendencias gracias al exquisito “look” de Robert Redford y Mia Farrow, que recuperaba la suntuosidad que floreció en los felices años veinte y que, en efecto, logró una importante repercusión ciudadana.
Las prendas, incluso, han llegado a tomar su nombre de la película que las hizo populares, como la rebeca, una chaquetilla de lana fina abotonada hasta el cuello que, al llevarla Joan Fontaine en la película del mismo nombre de Alfred Hitchcock, quedó bautizada para siempre en España, a pesar de que el personaje de Fontaine no se llamaba así.
También ha quedado para siempre llamar a los guantes largos estilo “Gilda” desde que Rita Hayworth se quitó uno de ellos durante la canción “Put the blame on mame” en 1946; Hermés bautizó uno de sus bolsos como Kelly, por Grace Kelly, y Lana Turner fue apodada “la chica del jersey” durante los primeros años de su carrera.
Eternamente asociado a una gabardina y viceversa, Humphrey Bogart esperaba con ella en la estación de tren de París bajo la lluvia a una Ingrid Bergman que nunca llega y con la que se reecontrará en “Casablanca” (1943). La prenda y el actor pasaron a la historia por esa secuencia.
Tom Cruise se forjó como ídolo de masas gracias a una cazadora de aviador y a unas gafas de sol Ray Ban en “Top Gun” (1986), la misma marca que sacó toda una línea de modelos basada en el Neo, Morfeo y Trinity, los tres protagonistas de “Matrix” (1999), que a su vez rescató el “look” gótico adaptándolo a la era de lo cibernético.
El fenómeno se ha extendido a la televisión y, en ese formato, no hace falta que hablemos de la influencia de la serie “Sexo en Nueva York” como escaparate de moda y tendencia, donde se han popularizado, si cabe, los famosos tacones de Manolo Blahnik.

Anuncios

3 comentarios on “En busca de la cazadora perdida”

  1. el otro día pasé por aquí pero sin tiempo. Me parece fabuloso este sitio. Y las recomendaciones de mercadillos y demás… imprescindibles. Esto va a marchar…!!

    mil besos y enhorabuena

  2. Gildamel dice:

    ¿Sabeis ademas que en los 50 Clark Gable provoco una crisis en las empresas fabricantes de camisetas underwear? Se quitó la camisa en una de sus peliculas y al no llevar debajo la típica camiseta interior blanca de tirantas (las típicas de abuelo) dejo su torso al desnudo. Primera vez que se veía en el cine, y claro, rápidamento los hombres se apresuraron a imitar a este símbolo de masculinidad de la época. Para que luego digan que ellos no son fashion victims.

  3. Gariko dice:

    Reconozco que la chaqueta en si tiene su aquel…Vamos que no me importaria para alguna que otra ocasión tenerla en el armario. De todos modos, por mucho que el glamour de Ford me inunde cada vez que me la ponga, el precio me sigue pareciendo un tanto excesivo…Creo que por ahora tendre que conformarme con mi Levis y con lo que me sobre me hare un viajecito en busca del tesoro perdido a…..korfu, por ejemplo.

    Besos y felicidades por un gran trabajo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s